Fecha de publicación: 28-may-2021

Centro de Psicología Rodríguez Vidondo (Aravaca)

En la vida hay cosas que no podemos evitar que ocurran, nuestro control se limita exclusivamente a la manera en que afrontamos su llegada.

Cuando nos preguntamos el “por qué” estamos buscando respuestas fuera, haciendo una atribución externa que nos lleva a la indefensión y a la vulnerabilidad. Además, y por si no fuera poco, es algo inútil y que nos inmoviliza.

Asumir que no tenemos nada que hacer frente a los hechos desagradables es un enfoque que no sirve de nada y que solo nos mantiene lamiéndonos las heridas.

Cuando nos preguntamos el “para qué” nos ponemos en marcha de forma proactiva. Buscamos una lección, una moraleja, un aprendizaje. Crecemos desde la adversidad asumiendo que no todo está bajo nuestro control.
Contactar
Se ha enviado el mensaje. Pronto nos pondremos en contacto contigo.